Cristina Grisolía

Levedad en la piedra cubierta

levedad en la piedra cubierta

Sinópsis:Los poemas de Cristina Grisolía, frugales, parcos, vibrantes más que temblorosos, en palabras de Ignacio Echevarría, ostentan una madura per¬fección de canto rodado, una lucidez escueta y precisa. Se trata, señala Antoni Clapès, de una poesía que, suprimiendo toda adjetivación orna¬mental y siguiendo el ritmo de la frase musical, no del metrónomo, se cons¬truye sobre la austeridad poética, la precisión, la búsqueda de la emoción del poema no en las «grandes pala¬bras» sino en la cotidiana experiencia de lo íntimo y de lo ínfimo. De melancolía sabia y sin énfasis, Levedad en la piedra es un libro de contemplaciones. De miradas que cap¬tan dones y destellos de la naturaleza, asumen el fluir del río omnipresente y de los años, con sus despojos, sus sueños, sus saltos y sus enigmas, de miradas inclusivas y humanas. Insobornable, describe asimismo «dúplices sistemas» y observa cómo el fulgor está moteado de grises, cómo a las ensoñaciones se suma el «calen¬dario oportunista del mercado». Se detiene en lo concreto y palpable y traslada lo físico al pensamiento. ¿Y qué es lo que emerge ante esa contem¬plación íntegra y precisa? La imagen. La imagen esencial, «tangible, asim¬bólica, arbitraria» que es forma ele¬mental de resistencia y se contrapone a la «historia organizada en equilibrio». Es ella, además, la que otorga sabidu¬ría y permite sentenciar: «Para matar fantasmas no es necesaria la verdad / sólo poder llorar cuando te hieren».

Etiquetado como